Los Mejores Termómetros de Oído del 2018

Existen muchos tipos diferentes de termómetros, cada uno con características específicas, usos más apropiados y desventajas. Si usted es un padre primerizo con un bebé o si tiene hijos mayores y necesita un nuevo termómetro, es aconsejable investigar los diferentes tipos que existen cuidadosamente y encontrar el termómetro que mejor se adapte a sus necesidades y a las de su familia. Un termómetro bueno y de alta calidad le durará años y le ayudará en las situaciones más difíciles: las de un niño o un familiar enfermo. Por lo tanto, echemos un vistazo a los termómetros de oído para bebés y veamos cómo se comparan con los termómetros rectales, axilares y orales. Por supuesto, también le daremos nuestras recomendaciones sobre los mejores termómetros de oído en el mercado actual.

Atrás quedaron los días del simple termómetro de mercurio. Estas herramientas clásicas sirvieron a las personas durante siglos, pero son consideradas demasiado peligrosas para los estándares actuales. Algunos pueden decir que esto se trata simplemente de la naturaleza paranoica de las generaciones modernas y que los termómetros de mercurio son precisos, duraderos y confiables, pero sus desventaja son, sin embargo, innegable. Los termómetros de mercurio son propensos a romperse, especialmente en las manos de los niños, y cuando se rompen, el mercurio se vaporiza y el niño puede inhalarlo en una dosis poco saludable. Afortunadamente, existen alternativas.

Los termómetros rectales digitales son ampliamente elogiados como los termómetros más precisos que existen. Sin embargo, tomar una lectura de temperatura rectal nunca es agradable, especialmente cuando se lo tiene que hacer a un niño, y aún más cuando se tiene que hacer repetidamente. Es por eso que, para uso doméstico, a menudo se recomiendan un termómetro infrarrojo de oído. También se recomiendan los termómetros digitales orales y de axilas. Los termómetros axilares por lo general son percibidos como los menos precisos de todos, seguidos por los termómetros orales. Y eso nos lleva a los termómetros de oído.

La precisión del termómetro de oído también ha sido cuestionada por los investigadores. Así como los otros tipos de termómetro no rectales, incluso el mejor termómetro de oído, también conocido como termómetro «Aural», no es tan preciso como los termómetros rectales. Es por eso que es importante elegir siempre la calidad sobre el precio y asegurarse de que haya comprado un termómetro que cumpla con los más altos estándares. Los termómetros de oído baratos pueden dar lecturas imprecisas de hasta más de un punto entero en la escala Celsius y esto puede ocasionar algunos riesgos graves para la salud.

Para ayudarlo a evitar esto, comenzaremos por recomendarle los mejores termómetros de oído actualmente en el mercado.

​Los 3 mejores termómetros de oído:

Braun Thermoscan 7 IRT6520

El Thermoscan 7 IRT6520 muestra claramente por qué Braun es alabado como la «marca n. ° 1 entre los médicos». Este modelo viene con su tecnología patentada Age Precision, así como una guía de fiebre ajustable por edad. También cuenta con la punta precalentada patentada por Braun, la tecnología ExacTemp para precisión exacta, además es rápido y fácil de usar.

Braun Thermoscan 7 IRT6520Ventajas:

  • Tecnología de precisión por edad
  • Sistema de posicionamiento ExacTemp
  • Tiene 9 memorias diferentes, un interruptor Celsius / Fahrenheit, y más

Desventajas:

  • Es bastante costoso
  • Difícil de usar en la oscuridad, ya que la pantalla brillante ciega al usuario

Braun Thermoscan 5 IRT6020

Un termómetro de oído precio más moderado, aunque aún nada barato, este termómetro de oído Braun ofrece muchas de las características del modelo anterior. La punta de este termómetro es blanda, suave y se encuentra precalentada a 34 ° C para comodidad y para obtener lecturas más precisas. También viene con el sistema patentado de valoración exacta de Braun que le ayuda a obtener lecturas fáciles y precisas.

Braun Thermoscan 5 IRT6020Ventajas:

  • Funciona con Celsius y Fahrenheit
  • Sistema de posicionamiento ExacTemp
  • Filtros de lentes incluidos

Desventajas:

  • Es un poco caro
  • La tapa protectora no tiene el mejor y más seguro de los diseños

​ Hylogy MD-H30

Si desea una opción más económica que no comprometa la calidad del termómetro, el Hylogy MD-H30 es una excelente opción. Utiliza un sensor altamente sensible y preciso de German Smiths Heiman GmbH en Wiesbaden y un microchip de alta calidad para lecturas exactas. Tiene un gran diseño ergonómico, una alarma de fiebre y es ajustable a Celsius y Fahrenheit.

​ Hylogy MD-H30Ventajas:

  • Funciona como termómetro de frente y oído, también como un termómetro de ambiente y de objetos (es decir, alimentos, leche, agua, etc.)
  • Cuenta con una pantalla LED iluminada y un «modo silencioso» para cuando los bebés estén durmiendo.
  • Velocidad de medición de hasta 1 segundo

Cons:

  • Sus baterías no son recargables y caducan rápidamente

 

¿Cómo elegimos los mejores termómetros de oído?

Elegir los mejores artículos para formar parte de la lista anterior fue complicado porque hay muchas cosas a tener en cuenta en los termómetros de oído. En general los termómetros de oído presentan muchas ventajas y desventajas, de aquí que también resultara necesario establecer una comparación en relación a otros tipos de termómetros. No tanto para juzgar los termómetros de oído en comparación con ellos, sino para evaluar cuáles son las características de un termómetro de oído realmente excelente.

Es por eso que para este artículo necesitábamos examinar no uno, sino varios grupos de productos y nichos. Leímos docenas de otros artículos, vimos cientos de productos diferentes, revisamos innumerables reseñas de termómetros de oído e incluso tuvimos que analizar la ciencia detrás de todos ellos. También necesitábamos comparar cómo les fue a los mejores termómetros digitales de oído en relación a los termómetros rectales, así como para qué edades son más apropiados. Por lo general se cree que los termómetros de oído son los más adecuados para los bebés, pero también encontramos algunos datos que sugieren lo contrario. Entonces, tuvimos que evaluar si el termómetro de oído es una mejor opción para los adultos que para los niños.

A pesar de que están hechos para parecer bastante fáciles y sencillos de usar. También era necesario revisar los detalles de cómo usar los termómetros de oído. Después de eso, vinieron los innumerables cuadros y tablas que nos ayudarían a comparar los diferentes productos.

Gracias a toda estas molestias y trabajo, identificamos varios factores que debían figurar en un producto para formar parte de la lista de «Mejor termómetro de oído». Lo primero, obviamente, fue la precisión. Por lo general, tomar la temperatura en los oídos no es el método más preciso que tenemos por lo que los termómetros rectales los superan mucho, por lo que era importante que los termómetros de oído que recomendamos sean verdaderamente los mejores que existen. El mejor termómetro de oído para bebés y adultos debe ser casi exacto, porque, después de todo, a veces se trata literalmente un asunto de vida o muerte.

Además, la flexibilidad y la comodidad también son importantes. Los termómetros no son algo que siempre se usen en ambientes tranquilos y controlados: muy a menudo es la mitad de la noche, su hijo llora, usted está medio dormido y hay caos en todas partes. Un buen termómetro de oído, debe ser tan fácil y flexible de usar como sea posible. Esto es muy importante.

La longevidad también fue un factor, ya que los termómetros son algo que debe durar años. A pesar de todo lo que podamos decir en contra de los termómetros de mercurio, esas cosas pueden durar décadas si no rompe la carcasa de vidrio. Muchos termómetros modernos pueden que no duren tanto tiempo (no contamos con tanto tiempo para probarlos), pero es importante que cuando los compre usted pueda estar seguro de que no tendrá que pensar en comprar otro en mucho tiempo.

Y, por último, también queríamos que los termómetros de oído a recomendar fueran multifuncionales. Los termómetros son generalmente un artículo que debería funcionar para toda la familia y no solo para un bebé durante un período de tiempo muy específico y corto. Además, por «multifuncional» nos referimos a un termómetro de oído que también pueda funcionar como uno frente o de objetos. Esto es importante porque hay situaciones en las que preferiría tomar la temperatura de su hijo en la frente o quizás solo quiera verificar la temperatura de la leche o el agua que le está dando.

Estos son más o menos los factores que utilizamos para construir la lista anterior. Sin embargo, mientras examinabamos toda esta investigación, también aprendimos mucho sobre cómo usar y sobre cómo funcionan los termómetros de oídos para niños y adultos y muchas otras cosas más. Por lo tanto, si desea obtener más información sobre estos dispositivos, no dude en seguir leyendo.

​Un rápido análisis de los termómetros de oído

Los termómetros de oído funcionan de acuerdo al principio de detección de radiación infrarroja. No se inquiete por la palabra «radiación»: la radiación infrarroja es simplemente la energía térmica que es expulsada por cualquier objeto caliente. Es incluso la forma en que muchos reptiles y serpientes ven el mundo al detectar la radiación infrarroja de mamíferos, peces y aves. Nosotros, los humanos, no contamos con los sensores naturales para detectar el infrarrojo y es por eso que los hemos elaborado.

Los termómetros de oído utilizan la radiación infrarroja que nuestro cuerpo emite para determinar nuestra temperatura exacta. La razón por la que esto se hace en el oído es porque el tímpano humano resulta ser una parte del cuerpo muy precisa para medir la temperatura corporal. Todo los termómetros de oído necesitan hacer es detectar la radiación infrarroja que sale del tímpano y procesar su intensidad para determinar la temperatura exacta del paciente.

Los componentes básicos de los termómetros de oído

Los termómetros de oído cumplen su tarea gracias a varios componentes principales.

  1. Un sensor de infrarrojos que detecta la radiación infrarroja del tímpano
  2. Un microchip que procesa los datos y calcula la temperatura exacta del paciente
  3. Una pantalla LED que muestra el resultado, además de ofrecer opciones adicionales, como un cambio entre Celsius y Fahrenheit, memorizar las lecturas de diferentes miembros de la familia, etc.

Dependiendo del termómetro en específico, puede haber otros componentes involucrados. Cosas como filtros de lentes, tapas protectoras, sensores adicionales para lecturas que no involucren los oídos, etc. Sin embargo, estos componentes auxiliares dependen del modelo específico de termómetro y no siempre están presentes.

Posibles problemas con los termómetros de oído

Aunque son muy prácticos y útiles, los termómetros de oídos no son perfectos. Esto no quiere decir que no deba comprar uno, sino que debe comprender sus ventajas y desventajas, saber cuándo y para qué puede querer usar un termómetro de oído, además saber cómo usarlos para contrarrestar sus puntos negativos. Después de todo, los termómetros no son un tipo de artículo de lujo, sino un ayudante esencial para mantener sanas a nuestras familias. Así que, ¿cuáles serían algunos de los problemas potenciales de los termómetros de oído que debe tener en cuenta?

Sus lecturas no son tan precisas como las los termómetros rectales. Este inconveniente es uno que aplica a la mayoría de los tipos de termómetros y no solo a los aurales/de oído. Aún así, es algo que debe tenerse en cuenta. La manera más fácil de verificar si su termómetro de oído no da lecturas exactas es simplemente obteniendo una lectura de ambos oídos uno después del otro. No es raro que estas lecturas difieran bastante, lo que puede resultar muy alarmante para las personas. Si la lectura entre ambas orejas difiere en de un grado Celsius (o incluso menos), puede que no sea un termómetro que desee utilizar para el bienestar de su familia.

Al respecto la Dra. Rosalind L. Smyth de WebMD ha declarado: «En la mayoría de los entornos clínicos, la diferencia probablemente no represente un problema, pero hay situaciones en las que 1 grado podría determinar si un niño recibe tratamiento o no».

Smyth en compañía de investigadores de la Universidad de Liverpool de Inglaterra revisaron 31 estudios diferentes y compararon las lecturas del termómetro de oído y recto de 4500 bebés y niños diferentes. De acuerdo con sus hallazgos, una temperatura de 100.4 (F (38 ° C) medida con un termómetro rectal podría variar entre 98.6 (F (37 (C) y 102.6 (F) (39.2 (C) cuando se mide con un termómetro de oído. En estos hallazgos, Smyth concluyó que los termómetros de oído están bien para el uso doméstico cuando son de suficiente calidad, pero que los pediatras no deberían utilizarlos como fuente principal de información.

La cera del oído o simplemente la presencia de canales auditivos pequeños y curvos pueden causar interferencia y complicar la lectura del termómetro de oído. Estos dos factores son en gran medida la razón por la que los termómetros de oído a veces pueden ser menos precisos que otros dispositivos. Siempre se recomienda una limpieza adecuada de la oreja antes de usar un termómetro de oído. Además, es posible que desee consultar con un médico otorrinolaringólogo (oídos, nariz y garganta) sobre si este tipo de termómetros son apropiados para la estructura específica de sus oídos.

Como dice el pediatra Robert Walker, las infecciones graves del oído también pueden comprometer las lecturas de un termómetro, lo cual es irónico, ya que este es el momento en el posiblemente querrá usar uno.

Los tímpanos humanos son muy sensibles y pueden dañarse con un termómetro de oído. La forma en que funcionan los termómetros de oído no requiere que se presionen físicamente contra el tímpano de la persona; pueden mantenerse a una distancia de aproximadamente un centímetro del tímpano. Sin embargo, mientras esto minimiza el riesgo, no lo niega por completo. Un niño agitado o un bebé inquieto puede fácilmente hacer un movimiento brusco y repentino y lastimar su tímpano con el termómetro. Incidentes como estos son la razón por la cual muchos especialistas aconsejan en contra de los termómetros de oído para bebés menores de 6 meses. Otra cosa desacertada es tomar la temperatura de un bebé o niño dormido. Muchos termómetros de oído (incluyendo un par de nuestra lista) promocionan que por «ser tan silenciosos y rápidos que pueden tomar la temperatura de un bebé dormido». Eso de por si es muy agradable, pero tomar al tomar la temperatura de un niño dormido corre el riesgo de despertarlo, sobresaltarlo y tener un accidente. Sin importar lo rápido y silencioso que pueda ser un termómetro de oído, siempre debe tener cuidado de no lastimar el tímpano de su hijo con él.

Como verá los termómetros de oído no son perfectos. No se pueden usar en todas las situaciones, pueden reportar lecturas falsas bajo circunstancias específicas (o si son de mala calidad), y un padre torpe a veces puede dañar el oído de su hijo con ellos. Sin embargo, la mayoría de estos inconvenientes son evitables, si compra un termómetro de oído de alta calidad y entiende cómo y cuándo usarlo.

​ Por qué usar un termómetro de oído en vez de cualquier otro tipo

Ya hemos mencionado un par de veces que los termómetros de oído no son los termómetros más precisos en existencia. Sin embargo, ahora que entendemos sus inconvenientes, echemos un vistazo a las varias razones por las que todavía vale la pena comprar uno:

  • Los termómetros de oído o aurales son excepcionalmente rápidos. Un buen termómetro de oído puede darle una lectura precisa de la temperatura de su cuerpo en uno o dos segundos. Esto es mucho más rápido que los termómetros de axila regulares y hace que los viejos termómetros de mercurio resulten ridículos.
  • Los termómetros de oído son muy fáciles y cómodos de usar. Los termómetros rectales son una pesadilla en comparación con la facilidad con la que trabaja un termómetro aural. Simplemente póngalo en su oreja y un momento después, ya está listo. Puede hacerlo en cualquier momento en cualquier lugar, sin siquiera pestañear. Esta es en gran medida la razón principal por la cual la mayoría de las personas opta por un termómetro de oído. Usted desea asegurarse de que su bebé o niño esté sano siempre, pero usar un termómetro rectal varias veces al día también puede ser un problema.
  • Los termómetros de oído son bastante precisos. Ya abordamos ampliamente el hecho de que los termómetros de oído no son tan precisos como los rectales, pero también se debe decir que tampoco son los más inexactos. Los termómetros de axila digitales modernos son aclamados como la opción más inexacta en el mercado en este momento y los termómetros de oído los superan por mucho. Si todo lo que tiene en casa ahora es un termómetro de axila digital, considere reemplazarlo o al menos acompañarlo con un termómetro de oído tan pronto como sea posible. Para los niños pequeños y los bebés, en particular, los termómetros de axila pueden ser prácticamente imposibles de usar con precisión ya que los bebés y los niños raramente permanecen quietos el tiempo suficiente para una lectura precisa.
  • Algunos también funcionan como un termómetro de frente y de oído o termómetro de ambientes y de objetos. Esto se debe a que los termómetros de oído y frente funcionan de una manera bastante similar: ambos miden la radiación infrarroja. Sin embargo, mientras que los termómetros de oído lo miden desde el tímpano del paciente, los termómetros de frente lo miden desde la arteria temporal que se encuentra en la frente. Tener un termómetro que funcione como un termómetro de oído y termómetro de arteria temporal es una gran ventaja por varias razones: 1) si el paciente tiene cerumen en el oído, una infección u otros problemas en el canal auditivo, tendrá la opción de usar la funcionalidad de la arteria temporal del termómetro; 2) si lo desea, puede usar ambas funcionalidades al mismo tiempo para comparar sus lecturas y obtener una imagen más precisa de cómo se siente el paciente; 3) si desea tomar la temperatura de su bebé / niño sin despertarlo, un termómetro de arteria temporal es una mejor opción ya que no presenta riesgos de lastimar al paciente.

A partir de estos factores, es fácil ver por qué los termómetros de oído son tan populares. Es precisamente a través del conocimiento y la comprensión de sus fortalezas y debilidades que podrá comprar un gran termómetro de oído y usarlo con toda su efectividad.

​Un pequeño repaso de los otros tipos de termómetros

Visualicemos rápidamente las alternativas. Aquí están los otros tipos de termómetros que también puede usar:

  • Termómetros rectales. Mencionamos cómo estos son molestos y complicados de usar, pero al mismo tiempo, no son tan malos como parecen. La punta del termómetro rectal debe insertarse solo de 0.5 a 1 pulgada (1.3 a 2.6 cm) en el recto del niño. Todo lo que necesita hacer es encender el termómetro, lubricar la punta, colocar a su hijo en la cama, levantar las caderas e insertar suavemente la punta. No se requiere fuerza o empuje. Por lo tanto, aunque esto no es realmente complicado de hacer, sigue siendo molesto y lleva a los padres a elegir otros tipos de termómetros.
  • Termómetros orales. Las puntas de estos termómetros deben insertarse debajo de la lengua en la parte posterior de la garganta. Los labios deben mantenerse presionados y el niño no debería haber comido o bebido nada en los últimos 15 minutos antes de tomar la lectura de la temperatura. Esa última parte parece fácil de manejar, pero en realidad complica las cosas un poco, ya que a los niños enfermos generalmente se les da una gran cantidad de té y medicamentos a consumir de manera regular. Los termómetros orales son menos precisos que los rectales (como todos los demás) pero no son menos precisos que los termómetros de oído.
  • Termómetros de axila. Estos termómetros digitales son muy conocidos, ya que son los sucesores directos de los termómetros de mercurio de axila. Sin embargo, son los termómetros digitales modernos menos precisos de todos, ya que la axila no es tan confiable como la boca, el recto, el oído o la frente.

Termómetros de frente. Estos son probablemente los termómetros más fáciles de usar y funcionan bajo el mismo principio que los termómetros de oído. También son tan precisos como estos.

Guía de Compra

Al comprar un termómetro de oído, la calidad es realmente lo principal que debe buscar. El precio realmente no es algo a lo que se debe prestar mucha atención al comprar un termómetro, independientemente de su tipo. Los termómetros no son artículos de lujo, están destinados a mantenerlos vivos a usted y a su familia. También se supone que van a durar por años, por lo que cualquier diferencia de precio entre los artículos debería ser insignificante a largo plazo. Por supuesto, buscar la calidad puede ser una tarea difícil, ya que cada marca afirma que sus productos son los mejores y las opiniones de los usuarios a menudo no son confiables. Algunas reseñas de los usuarios están mal informadas, otras carecen de contexto, otras son demasiado viejas o demasiado emocionales, y algunas incluso son poco sinceras. Se necesita leer y comparar mucho para comenzar a obtener una imagen clara de las reseñas de los usuarios, de aquí que hayamos escrito este artículo, junto con nuestras recomendaciones de los 3 mejores termómetros de oído para usted.

Además de simplemente buscar la mejor calidad, también debe tener en cuenta la funcionalidad de su futuro termómetro. Es importante tener en cuenta para qué va a usarlo: ¿cuán grande es su familia, cuántos años tienen los niños, por cuánto tiempo planea / tiene la esperanza de usar el termómetro, es solo para prevención y detección en general, o en su familia existen problemas de salud graves? y demás aspectos así por el estilo. Tener un termómetro de oído para bebé, niño o adulto es una gran ventaja. Además, no olvide considerar las capacidades multifuncionales del dispositivo. Un termómetro que pueda usarse para algo más que lecturas de oído puede resultar muy útil en diferentes situaciones.

Una vez que haya identificado el tipo exacto de termómetro que necesita y las diferentes características que está buscando, es hora de buscar las mejores marcas. Las que le recomendamos son: Welch Allyn, iProven, Vive, Braun, QQCute, Kinsa, Hylogy, Beurer, Innovo, Vicks, Paramed y Medical Fitness Research.

Información adicional sobre los termómetros de oído y cómo usarlos

«El asunto de la edad» es una de las principales piezas de desinformación que rodea los termómetros de oído. La mayoría de las personas piensan que los termómetros de oído están destinados para los bebés, ya que facilitan tomar su temperatura. Y, de hecho, eso es por lo que la mayoría de los padres compran termómetros de oído. Sin embargo, la mayoría de los especialistas recomiendan que estos dispositivos se utilicen sólo en bebés de al menos 6 meses de edad o incluso mayores. La razón es que un bebé más joven puede resultar demasiado inquieto y lastimarse accidentalmente el tímpano con el termómetro.

Pero para facilitarle las cosas, hemos hecho una guía rápida sobre los tipos de termómetros más adecuados para cada edad:

  • Desde el nacimiento hasta los 3 meses de vida, los termómetros rectales son realmente la mejor opción. Son molestos de usar, pero los bebés de 3 meses de edad no están en capacidad de objetar demasiado y a esa edad es importante concentrarse en la precisión por encima de cualquier otra cosa.
  • Desde los 3 meses hasta los 4 años constituye el próximo período crucial para los niños. Hay muchos problemas de salud que pueden surgir en este período, pero los termómetros rectales se vuelven demasiado molestos de usar. En cambio, puede usar un termómetro de oído (desde de los 6 hasta los 8 meses de edad) o un termómetro de arteria temporal (frente). Los termómetros orales o axilares también son una opción, pero la mayoría de los niños en este rango de edad no suelen quedarse quietos el tiempo suficiente para formar una lectura precisa con un termómetro oral o de axila. En cualquier caso, siempre es recomendable tener un termómetro rectal a mano.
  • De los 4 años en adelante es un período en el que puedes usar casi cualquier cosa que le guste. La mayoría de los niños mayores de 4 años deberían ser capaces de sostener un termómetro oral o de axila de forma adecuada durante el tiempo suficiente. Los termómetros de oído y de frente siguen siendo buenas alternativas.

​ Usar y mantener un termómetro de oídos

Mantener un termómetro digital de oído no es algo complicado. Además de asegurarse de no soltarlo o romperlo, todo lo demás debería resultar fácil. La mayoría de los termómetros de oídos funcionan con baterías, por lo que deben reemplazarse de vez en cuando, pero generalmente duran mucho tiempo. Además, los termómetros más apropiados cuentan con algún tipo de alerta de batería baja en ellos. Aún así, es importante asegurarse de que su termómetro esté siempre listo para usarse, ya que no sabe cuándo lo va a necesitar.

En términos de uso, si toda la familia usa el termómetro de oído, es aconsejable usar tapas protectoras separadas para cada miembro de la familia y así evitar la propagación de infecciones del oído. Sin embargo, la mayoría de los buenos termómetros de oído vienen con una variedad de tales tapas, por lo que esto tampoco debería ser un problema. Siempre y cuando mantenga el termómetro y las tapas protectoras limpias y seguras, su termómetro de oído debería funcionar sin problemas durante años.

​ Conclusión

Al igual que cualquier otro grupo de productos de cualquier otro nicho, los termómetros aurales o de oído tienen sus ventajas y desventajas. Resaltan por la facilidad con la que pueden ser utilizados, así como por sus otras funcionalidades. Sin embargo, a veces su uso puede complicarse ya que existen factores adicionales que pueden comprometer sus lecturas, como la cera de oído, las infecciones, o canales auditivos curvos. Aún así, si sabe lo que está haciendo y si ha encontrado un termómetro de oído de suficiente calidad, es seguro que le servirá fielmente durante mucho tiempo. Estas son exactamente las características indispensables que buscabamos cuando formamos la lista de los mejores termómetros de oído:

El Thermoscan 7 IRT6520 de Braun utiliza varias de las tecnologías patentadas de la marca: la tecnología Age Precision, así como la tecnología ExacTemp. También tiene una guía de fiebre ajustable, puede cambiar fácilmente entre Celsius y Fahrenheit, y tiene 9 perfiles de memoria de persona.

El otro modelo de Braun en nuestra lista, el Thermoscan 5 IRT6020, viene con muchas características del Thermoscan 7 y a un precio ligeramente más bajo. También utiliza la tecnología ExacTemp y viene con su propio conjunto de filtros para lentes.

El Hylogy MD-H30 es una opción más económica, pero también brilla con calidad y funcionalidad. Tiene un gran diseño ergonómico, un procesador potente y preciso, y puede funcionar como algo más que un termómetro de oído, también como uno de frente, de objetos o un termómetro ambiental.